Menorca necesita estar conectada. Lo sabemos tanto los que vivimos lejos de nuestra isla como los que viven allí. Ha de ser un esfuerzo conjunto. Las administraciones deben facilitar la comunicación, pero los menorquines tenemos que hacer que más gente quiera venir a Menorca. Cuantos más seamos, más cerca estará la solución.